Salmo 33.12: "Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí."