¿Cómo se apaga el fuego? ¿Con más fuego ó con lo contrario: agua? Asimismo, ¿cómo apaciguamos la ira?, ¿cómo vencemos el mal? Esta enseñanza de Jesús nos insta a vencer nuestras propias inclinaciones de responder proporcionalmente la agresión recibida, con el objetivo de traer una solución real y permanente al conflicto y dejar la venganza al Juez Justo.