Dios es bueno y para siempre es su misericordia. Este estudio busca reafirmar esta verdad en medio de un tiempo donde vientos soplan contrarios, doctrinas que niegan a Dios y su bondad para con todo aquel que desea andar en su camino. El capítulo 40 de Isaías exalta la magnificencia del poder del Señor y habla de su deseo de impartir nuevas fuerzas a aquellos que esperan en Él y confían en el cumplimiento de Su Palabra.