Según Jesucristo, una de las necesidades primordiales de todo humano es el alimentarse de la Palabra de Dios. Tenemos una naturaleza espiritual que es preciso cuidar, alimentar y mantener sana, así mismo como cuidamos nuestro cuerpo, nuestro organismo. De nada sirve cuidar lo externo si descuidamos lo interno.

En este estudio, vemos como la Biblia corrobora esta enseñanza y descubrimos en qué manera las Palabras habladas por Jesús, se convierten en verdadero alimento espiritual y nos traen vida.