Al mirar el mar, nos percatamos primeramente de los movimientos de las olas, que van de un lado a otro. Basándose en este mismo ejemplo, Santiago 1:5-8 nos revela cuanto a Dios le desagrada el doble ánimo en nuestras vidas. Esta dualidad, esta inestabilidad trae consigo múltiples peligros. Descubre cuales son en este estudio bíblico.