Toda enfermedad requiera de medicina para su eliminación. Pero no toda medicina sirve para toda enfermedad. Veamos en este estudio a Jesucristo, movido por la compasión y obviando sus propias necesidades, traer verdadera medicina a los necesitados. Medicina para todas las enfermedades, tanto físicas como del alma. Medicina capaz de curar hasta la más grave de las enfermedades. Veamos a Jesús, el Buen Pastor, curar a sus ovejas.