En Mateo 14:27-31 vemos a Pedro que caminando sobre las aguas para ir a Jesús en medio de la tormenta, tuvo miedo al ver la fuerza del viento, y comenzando a hundirse gritó diciendo: ¡Señor, sálvame! y al instante Jesús, extendiendo la mano, lo sostuvo y le dijo: Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?
En este estudio veremos las características de una persona de fe y de una persona de poca fe, el peligro de darle cabida a las dudas en nuestras vidas y como esto puede debilitar o destruir nuestra fe.
¿Seguimos mirando al Señor cuando las tormentas nos están absorbiendo? ¿Cuando todo lo vemos oscuro, seguimos diciendo Dios es mi Dios, Dios es mi fortaleza, mi salvación, mi esperanza, mi ayudador?
¿Le seguimos creyendo a Dios pase lo que pase, venga lo que venga?

Dios nos esta llamando a que seamos hombres y mujeres de fe… ¿y tu que clase de persona eres?