3 de Noviembre 2013.

En este mensaje trataremos de entender más profundamente lo que quiso decir el apóstol Pedro cuando declaró: «Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma…» (1 Pedro 2.11-13), a  la vez que identificamos la aplicación práctica de esta declaración para cada una de nuestras vidas.