• En un sólo Dios (Deut. 6:4) que existe en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo (1 Jn. 5:7; Mt. 28:19). Hijo de Dios, único mediador y agente de reconciliación entre Dios y los hombres (1ra Tim. 2:5), quien murió por nuestros pecados (Ro. 5:8), y resucitó de entre los muertos para ofrecernos vida eterna (Ro. 5:9-11).
  • “Y esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Ro 10:8,9).
  • Que “toda la Escritura es inspirada por Dios” (2Ti 3:16; 2 Pe 1:20,21).
  • En la conmemoración de la Cena del Señor (Mt. 26: 17-30), en el bautismo por inmersión (Mt. 3:16; 28:19) y en la congregación de los creyentes (Mt.18:20; Heb.10:25).
  • Que todos somos uno en Cristo Jesús, puesto que: “ya no hay judio ni griego, esclavo ni libre; no hay varón ni mujer…” (Ga 3:28).
  • En el retorno de nuestro Señor Jesucristo (Mt.24:42-44).